Ministro de Comunicación dice que respetarán los resultados de las elecciones

Autor/Fuente: eldeber.com.bo

Manuel Canelas antes de ponerse al frente del Ministerio de Comunicación, fue diputado del MAS y luego viceministro de Planificación y Coordinación. Su perfil político le ha permitido acercarse a los medios de comunicación hasta acordar la abrogación de un paquete de leyes que los obligaba a difundir publicidad gratuita.

Es de los pocos ministros que interactúa en las redes sociales, en particular en la red social Twitter, medio que utiliza para informar o para asumir posición en diversos temas.

En una entrevista con la ANF, la autoridad manifestó que al Gobierno no le preocupa las movilizaciones de los comités cívicos que exigen la renuncia de los vocales del Tribunal Supremo Electoral, exigen que se respete el 21F, porque su demanda de la repostulación del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera está bien sustentada.

Aseguró que los resultados de las Elecciones Generales serán respetadas, aunque dice que lo que está en duda que los opositores los acepten, ante las advertencias que lanzaron.

¿Les preocupa que los comités cívicos vayan creciendo hacia las Elecciones del 20 de octubre?

No, la verdad que no, no nos preocupa.

No creen que vaya a crecer el movimiento cívico y del 21F, ¿cuál es su cálculo político?

Cada uno tiene las posibilidades y el derecho en la que expresa su posición política, el movimiento cívico no está en un momento de fortaleza, Santa Cruz es una excepción. 

Hay que entender las decisiones que adopta el presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, con factores internos busca cierto efectismo mediático para fortalecer una posición precaria al interior de su institución (…). 

Cuando uno ve las acciones que anuncia difícilmente se cumplen. Él viajó a Colombia a entregarle al presidente Iván Duque un número de firmas; al volver a Bolivia aseguró y garantizó que el Presidente colombiano ya estaba redactando la Opinión Consultiva, para preguntarle a la CIDH sobre la reelección, desde luego nada de eso ocurrió, él cumplió su objetivo que seguro fue para aparecer como una persona con iniciativa, pero lo que dijo está lejos de cumplirse.

Cuando ahora dice que tiene como objetivo la renuncia del Tribunal Supremo Electoral, ahí hay dos posibilidades que cree que puede pasar y sabe que no va a pasar por un tiempo de proceso, de tiempos, todos elaboran sus listas (de candidatos), en la medida que sabe que no va a ocurrir busca un golpe de efecto lo que le ayuda a generar fortaleza al interior del comité. Buena parte de las acciones de Camacho tienen que ver como principal causa cuestiones de relativa debilidad interna en el comité.

¿Creen que la Corte Interamericana de Derechos Humanos o la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pueden todavía o están a tiempo de pronunciarse sobre la reelección, o es un escenario que no les preocupa?.

Los actores de la oposición no les dijeron la verdad a sus simpatizantes cuando habían viajes continuos a Washington, Estados Unidos, cuando (Oscar) Ortiz estaba más en Washington que en Santa Cruz, siempre volvían con la promesa inmediata que ahora mismola OEA está a punto de manifestarse.

No es difícil ver que en los últimos 13 años hubo una peregrinación sostenida que, al igual que Camacho, buscaban un posicionamiento más atractivo al interior de la oposición. Parece que el opositor que viajaba a Washington y que decía que llegaba con el freno a la candidatura (de Evo Morales) era para tener un mejor posicionamiento dentro del ámbito opositor. Porque viajar a Washington o reunirte con el canciller de Brasil, no sabes qué hablan, pero ellos (opositores) declaran que esto está a punto de ser frenado, te asegura titulares (en medios) y posicionamiento, yo creo que ahí actuaron un poco de manera tramposa.

Los de la CIDH explicaron que no es un proceso inmediato, es una corte que tiene admisiones, tiempos, plazos, pero ahí detrás del interés político había quienes decían que eventualmente puede existir una respuesta, pero desde luego los que generan expectativa de que será algo inmediato y dicen tener la certeza de que será negativo, están mintiendo.

La prueba más fuerte fue la visita de (Luis) Almagro, hasta antes veías decir a Ortiz, (Arturo) Murillo, (Wilson) Santamaría  que a Almagro le faltaba poner la firma (a una resolución sobre la reelección) cuando no es su competencia, cuando Almagro dice algo sujeto a la jurisprudencia del sistema interamericano deja en evidencia los tres años de viajes anteriores.

¿Entonces, ustedes no hay factores externos o internos que frenen la repostulación?

Por un tema de procedimiento y plazos, no nos vamos a anticipar a lo que pueda hacer un organismo interamericano. Nosotros estamos convencidos de la fundamentación de nuestra demanda, el Tribunal Constitucional lo validó, el Órgano Electoral que es un órgano de aplicación no deliberativo cumplió lo que le tocaba, y de manera formal expresó el Secretario General de la OEA la opinión que tiene en relación a este tema con la jurisprudencia vigente en el sistema interamericano, eso nos da argumentos para estar seguros de la decisión que se tomó. No hay que mentirle a la gente. 

¿El MAS cumplirá o acatará los resultados de las elecciones?

Nosotros vamos a cumplir los resultados de las elecciones. Nuestro argumento es que el referéndum buscaba la modificación de un artículo de la Constitución Política del Estado que no se ha modificado, de ahí exploramos la vía constitucional, sabemos que no le ha gustado a todo el mundo, pero es una vía legal permitida, el constitucional como dice Almagro como dice en Nicaragua y Costa Rica, nosotros aceptamos los resultados de las elecciones.

La pregunta hay que mandarla al otro lado, yo tengo la duda de que si los actores de la oposición van a aceptar los resultados de las Elecciones Generales de octubre.

Cuando hacen paros cívicos que buscan la renuncia de los vocales (del TSE) a tres meses de las elecciones, uno se pregunta ¿será que aceptan los resultados de las elecciones?. Cuando hay una campaña sistemática de fraude. Nunca hubo prueba de fraude (…). Ni 2014, 2009, ni 2005. Pero hay en parte de los discursos de la oposición ya no la denuncia, sino la certeza del fraude. 

Cuando al OEA dice que el TSE está apunto de certificarse con el ISO, cuando firmamos acuerdos para que vengan observadores, pero no vez que la gente diga que las elecciones estén bien hechas, sino la certeza del fraude. La pregunta debe ir al otro lado. ¿Están todos los opositores dispuesto a aceptar los resultados de las elecciones? Porque nosotros por supuesto que sí.

¿A cuánto asciende el presupuesto del Ministerio de Comunicación, este año?

Este año, 528 millones de bolivianos, poquito menos que el año pasado.

Hay cuestionamientos porque el ministerio se dedica a la campaña y gran parte de estos recursos se van en esa dirección.

Nosotros no participamos con los recursos públicos en la campaña. De algún modo era una crítica esperada, casi inevitable en año de elecciones, yo creo mal intencionada, pero esperada. 

El Ministerio de Comunicación se crea para difundir los temas de gestión, yo creo que hay una frontera complicada, cuando haces publicidad del litio o de un hospital estás también haciendo campaña, creo que es una crítica de la que son objeto todos los ministerios de comunicación del mundo en año electoral, es algo como subjetiva. Puedo decir que todos los años hago publicidad de hidrocarburos y no lo voy a dejar de hacer por las elecciones, pero hay un reglamento que establece ciertas cosas.

Ahora el medio estatal como Bolivia TV ayuda mucho en visibilizar los actos de gestión convertidos en campaña, no es muy fácil en la dinámica del presidente Evo Morales con tres o cuatro actos donde aparece con actores políticos, dirigentes que llaman al voto, banderas de Evo 20-25.

Desde que entró en vigencia el reglamento Bolivia TV no lo ha hecho, hemos tenido cuidado en eso, porque esas cosas no están permitidas por el Reglamento de campañas. Puedes contar, explicar, mostrar actos de gestión, pero no actos de gestión que se conviertan en actos de campaña. Creo que hay un punto difícil, siempre alguien va a decir, que aunque entregues una obra sin banderas, sin un Evo 20-25, igual de alguna manera estás impulsado la imagen del Presidente y que es un candidato. Pero creo que en las cuestiones más evidentes y que el reglamento dice que no pueden pedir el voto, que haya una bandera, nosotros vamos a ser lo más escrupulosos que podamos  para que eso no se difunda y no se muestre.

Tengo comunicación constante con el gerente de Bolivia TV para que no se nos pase ninguna, que no aparezca una bandera; hay un margen complejo; también es responsable del partido que organiza estos eventos o los alcaldes que son dueños de casa cuando el Presidente va, tienen que ser escrupulosos en el cumplimiento del Reglamento y procurar en la medida de lo posible que no haya banderas, que no haya peticiones de voto; hay otros escenarios, otros canales, pagará el partido la publicidad, lo estamos haciendo, además para evitar que nos multen. 

¿Han potenciado las redes sociales en términos económicos o han reenfocado? porque eran usados para insultar a políticos y a periodistas

Ahí hubo mucho de ciencia ficción, algunas declaraciones oficiales no ayudaron en el sentido de trasladar una idea de que en el Ministerio de Comunicación había algo parecido a un ejército, desde luego no lo hay, hemos cambiado a buena parte del personal, hemos reordenado, algunos ítems lo estamos destinando a otros trabajos de producción de videos, porque debemos hacer buena parte de los spots que se difunden. 

La dirección no es grande, no trabajan 50, 40, 30, deben ser menos de 20 incluidos administrativos. Además, no tengo interés en que la dirección de redes sociales sea demasiado política sino debe hacer lo mismo que produce los spot de ABC, difundir la gestión en redes sociales nada extraordinario. 

No me gusta el término de guerreros digitales, porque lo que tenemos que hacer es mostrar la gestión en medios de comunicación.

Son 13 años que son algo así como una maquinaria política que ha logrado resistir a temas como el narcotráfico, extorsiones, Policía con muchos casos de corrupción, justicia sin reforma, entre otros. 

La pregunta y descripción que haces es un poco truculenta. Son como todas las cosas malas y (como si) esa fuera la maquinaria del MAS.

Con estos temas se podía desestabilizar el Gobierno, pero la maquinaria continúa a pesar de estos temas.

En realidad en tu pregunta lo que falta es la explicación de cómo aguanta y es porque el MAS hizo buenas cosas en el país en estos años. Si no las hubiera hecho, si lo asociado al MAS sería corrupción, narcotráfico, justicia no reformada, policía corrupta, y no hubiera muchas cosas buenas no tendría sentido que el partido siga siendo el partido más importante después de 13 años, si esos problemas ocuparían el cuadro, pero el MAS hizo muchas cosas buenas que ha sido una actor importante porque cambio la vida a millones de bolivianos.

Ahí radica la explicación de por qué sigue siendo el partido más importante del país a pesar de problemas por resolver.

Los dos tercios en la Asamblea Legislativa, el control en la preselección de magistrados del Órgano Judicial, nombramiento de vocales del Tribunal Supremo Electoral, varias instituciones con interinatos. Es decir, hay un control del MAS de las instituciones.

Qué otro país conoces en el que haya más filtros que tiene el poder político del para el nombramiento de los jueces, en ningún país del mundo en el que la decisión del  Ejecutivo tenga más filtros que en Bolivia

Depende de los dos tercios

Los poderes ejecutivos tienen menos filtros a la hora de decidir quién será juez de la Corte Suprema, todos, Brasil, España, Argentina, Chile, en todos esos países siempre se elige por mayorías del legislativo, en algunos casos los jefes de Estado mantienen capacidad de sugerencia o de nombramiento y en ninguno de esos países luego de esa decisión del Legislativo o Ejecutivo pasa por el voto popular. Puedes decir que a pesar de eso siguen manteniendo el control, yo te digo muéstrame otro Estado en el que la decisión de quién se sienta en la corte tiene más filtros a la decisión del ejecutivo que en Bolivia, en ninguno.

Si vamos a decir que el MAS controla el Órgano Judicial, quiere decir que en todos los países del mundo los órganos ejecutivos controlan la justicia (…), además en Bolivia pasa por el voto popular. Ya es muy complicado que incluso en el voto popular el MAS es capaz de pilotar la votación (…). Eso ya es muy difícil. El proceso de selección en Bolivia es el más complejo que hay en relación a otros Estados

Qué debilidades debe encarar el MAS en este proceso electoral?

Creo que hay varias cuestiones que hay que solventar. Cuando uno gobierna 13 años tiene que ser capaz de oxigenarse, de que la propuesta siga siendo una propuesta contemporánea, cuando los proyectos están mucho tiempo en el Estado pierdes un poco el pulso a lo nuevo que demanda la gente, lo nuevo no sale de un ministerio sino de la calle, y un riesgo para cualquier proyecto que está tiempo en el poder es perder esos reflejos. 

El país ha cambiado mucho esta década y desde luego hay demandas y deseos nuevos, que no pueden ser respondidos con los mismos guiones. Si decimos que la composición social del país ha cambiado, podemos hablar de clases medias populares emergentes esa gente desea, busca algo distinto. 

Si es verdad que con los datos que tenemos y los datos de organismos internacionales ha bajado la pobreza, ha mejorado el empleo, esa gente espera y desea  otra cosa, no puedes responderle con lo que planteabas el 2010, para mí ese es el reto, cuando un proyecto esta tiempo en el poder necesitas tener el canal abierto y el oxígeno de lo que quiere tu país.

¿Tú crees que en este proceso electoral se juega la misma fórmula que la del 2005, cuando no se quería a Evo Morales, sino se buscaba castigar al sistema político? No es que se quiere a Carlos Mesa, sino se pretende un voto contra el MAS y contra Evo?

Creo que es equivocada la comparación, porque el 2005 tenías un sistema político derrumbado, la desconfianza en la clase política y pactada era total, era enorme. El gobierno de Goni (Gonzalo Sánchez de Lozada) y de Carlos Mesa accede al poder con 22 o 23%, tenía un apoyo pequeño y se dilapida con “Febrero negro”, la “Guerra del gas”, el 2005 estabas en una crisis de confianza y del sistema político terminal, nada comparable con la actualidad (…).

Había más de 70 muertos en “Octubre negro”, la situación es difícil de comparar, con esa crisis terminal que tenías había una fuerte desconfianza con la política tradicional y mucha indignación, pero que Evo Morales fue capaz de canalizar en un proyecto de país, el descontento no es suficiente para ganar una elección.

Diré que la situación 2005 y 2019 son profundamente distintas, y que Evo Morales no solo es un canal de malestar en una agenda positiva y en ideas ilusionantes, porque el malestar no sostiene un proyecto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *